Inicio / D-Todo / De la Existencia a la Aprobación

De la Existencia a la Aprobación

Aprobación (foto columna)A veces trato de entender cómo es que hacemos para lograr sobrevivir con nuestras personalidades y emocionalidades a pesar de las presiones externas e internas que recibimos constantemente. Me gusta pensarnos como globos que constantemente intentan sacar afuera lo mejor que tenemos pero que al mismo tiempo estamos recibiendo estímulos de variadas manos que intentan que mutemos nuestras formas con una naturalidad y pachorra que a veces hasta desconciertan sin considerar si estamos conformes con lo que hemos construido hasta ahora o no. Siempre me pregunto si esas personas que con la mejor de las intenciones intentan modificarnos se habrían atrevido a “asesorar” a Dalí o a cualquier maestro en algún proceso de creación de alguna obra. ¿Se habrán detenido a pensar que quizás cada uno es un artista de sí mismo y que si no nos molestamos ni tratamos de modificarnos entre nosotros, es probable que veamos que existen muchísimos más maestros de los que pensamos?

Es curioso que haga este ejercicio o plantee estas preguntas en un espacio donde la finalidad es generar debate por lo que, en el mejor de los casos, esta columna tendrá respuestas que se dividirán entre la aprobación (más aire para el globo) y la desaprobación (manos intentando modificar) pero sea como sea en la medida que obtenga respuestas obtendré factores que podrían afectar mi forma de una forma u otra por lo que si espero o anhelo continuar mi obra en paz y sin recibir interferencias entonces el mejor escenario es que esta columna no reciba ninguna respuesta pero es inevitable que si eso ocurre yo lo perciba como una desaprobación aunque para ser muy sincero, esta última opción me tiene sin mucho cuidado pues sé bien que lo que hablo no es contingente, no va a generar que nadie ponga una bandera en su perfil de Facebook ni va a generar que se hagan marchas o manifestaciones para aprobar o rechazar mi planteamiento y es que hoy en día es mucho más importante la educación gratis (porque ya nadie discute respecto a la calidad), una jubilación con más ingresos (porque nadie habla de la dignidad de la tercera edad) y la corrupción que la convivencia y el respeto por uno mismo y por el de al lado.

Esto último me lleva a pensar en el origen de para qué nos constituimos como sociedad y para qué es que queremos ser parte de esto y si no me equivoco en un principio fue para reducir riesgos, facilitar el abrigo y optimizar las formas de buscar y conseguir alimentos pero nada de eso importa hoy. Hoy parece que somos parte de esto para encontrar pareja, trabajo estable y acumular bienes materiales pero para hacer todo eso primero tienes que lograr un objetivo claro: pertenecer. La pregunta entonces es pertenecer a qué, para qué y a qué costo y parece que la respuesta a esas tres preguntas es tan variada como puedas imaginar pues me atrevo a decir que esas respuestas van a variar entre cada individuo y también van a variar dependiendo de quién haga esas preguntas y si al preguntado le interesa la aprobación de quien pregunta o no por lo que el pilar clave de esta impresionante construcción se llama: aprobación.

 

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Sebastian Baraona

Sebastian Baraona

Existo (por ahora)