Inicio / D-Consumidores / Como Si Viviéramos en un Pueblo…

Como Si Viviéramos en un Pueblo…

verdurasCada vez con menos tiempo para ir al supermercado, decidí hacer las compras por internet. Luego de tratar infinitamente de hacerlo en la página web de una de las cadenas más grandes de Chile y que la página no me funcionara, hice el pedido en otra de similar tamaño, con resultados aceptables, donde (las 2 veces que lo usé) me llegó todo, pero la fruta y la verdura de muy mala calidad.

Asumida de que ese era el costo de comprar por internet, llegó a mis manos un folleto del Unimarc de los Trapenses ofreciendo despacho a domicilio con el teléfono de Christian Wolleter, gerente del supermercado. Llamé pensando que me iba a contestar alguien de atención a clientes y, cual almacenero de barrio me contestó él directamente. Y ahí comenzó mi experiencia Unimarc.

No tienen página web para elegir los productos, con suerte una lista tipo para guiarte. Y eso es lo más maravilloso… porque pude enviar una lista con lo que yo quería y cómo lo quería, por ejemplo: que los kiwis me llegaran maduros y los plátanos verdes.
Wolleter, me volvió a llamar para saber si se habían contactado conmigo, y durante todo el proceso (desde que envié mi pedido, hasta que pagué) estuve en contacto con la jefa de despacho para resolver todas mis inquietudes.

El despacho lo pido para los lunes y, sagradamente, durante la mañana me llama el encargado de hacer mi pedido para preguntarme por cuáles productos me cambia los que no están y, aprovechando el momento, agrego lo que se me ha quedado en el tintero.

Teniendo un sistema casi a mano, han logrado fidelizarme. Es la experiencia más parecida a comprar en un almacén de pueblo, donde el lugar es atendido por su propio dueño, y todos los que atienden giran en torno a que te lleves a tu casa lo mejor de sus productos, tratándote como si fueras la “caserita” de toda la vida.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Alejandra Salvestrini

Alejandra Salvestrini

Periodista, madre de 4 hombres a la espera de que en algún momento podamos prender la televisión y que las buenas noticias den para más de 5 minutos en los noticieros.