Inicio / D-Mundo / ¿Por Qué Defender la Libertad de Expresión?

¿Por Qué Defender la Libertad de Expresión?

En primera instancia creo que debemos recordar que la libre expresión es un derecho humano básico. El derecho a recibir información, a investigar y a difundir.

Para que la democracia funcione, me parece que un pilar importante es que no exista censura en ningún caso, debido a que no se puede privar a alguien de aportar hacia la sociedad. Por lo mismo, los medios deben velar por mantener este derecho fuerte.

Otra causa para ello es crear debate, inquietud, formar opiniones diversas, enriquecer esas opiniones por medio de más información disponible. La desinformación puede estar a la vuelta de la esquina y hay que intentar combatirla en lo posible.

Debido a que éste también es un fenómeno de la democratización de la información, es válido decir que es fácil llegar a falsas verdades, confusión, sobreinformación, pero por lo mismo hay que saber hacer distinciones entre la curiosidad por escuchar opiniones del resto y curiosidad por información comprobada y verdadera. Para esto la clave está en discriminar cuándo utilizo qué medio. Para el debate casual, las redes sociales, para la objetividad (en el mayor de los casos) los medios oficiales.

La libertad de expresión nos orienta a lo que es la opinión rica, la mente ágil y la capacidad de distinguir una calumnia de un hecho veraz. 

Sabemos, lamentablemente, que hay países que a pesar de todo intentan alejarse del mundo democratizado en el que, se supone, nos encontramos hoy. Hay muchas maneras de limitar la libertad de expresión, entre ellas:

– Compra de medios por parte del Estado para poder manipular la información según convenga para fomentar la difusión de imágenes donde se enaltezca de alguna forma la figura presidencial, donde se muestre una cara de la moneda y donde la perspectiva sea dudosa. 

– Leyes y sanciones. Por el mismo motivo de que el Estado esté dentro de la esencia del medio, se intenta frenar la libertad de expresión creando leyes que asusten a los periodistas, directores y los amenacen con sanciones monetarias de alto valor o el cierre de los medios.

– La censura. Una de las formas más conocidas y típicas donde se reprime, prohíbe, limita completamente una nota debido al contenido que esta pueda entregar al público. La razón principal: atenta contra la figura de alguien con poder, desfavorece la figura del Estado, destapa situaciones indeseables. Lo más indignante de la censura, es cuando se realiza previo a la publicación, eliminando toda pista de que alguna vez se intentó tratar un caso definido. Y en segundo lugar, cuando los mandatarios intentan censurar a los medios, pues reprimen la libertad de prensa, de expresión y el derecho a informarse del país. 

Como último ejemplo está la existencia de medios únicos. Esto es: monopolio mediático en caso de dictadura por ejemplo, cuando se intenta mantener en desinformación total a la población con el fin de ocultar los sucesos. O fuera del ejemplo, mantener una línea mediática que sea tendenciosa y poco objetiva.

Debido a todas estas injustas represiones, llegamos a la conclusión de que hay tres elementos primordiales para mantener el respeto de la libertad de expresión: el pluralismo (contrario al monopolio), la transparencia, la prensa libre, objetiva y autónoma. 

Creo que no podemos mantenernos tranquilos sabiendo que en países como México, con un escenario negativo por narcotráfico o guerrilla, mueran más periodistas que en Siria, a causa de censura.

No podemos estar tranquilos sabiendo que en Ecuador se ha sancionado a casi 200 medios en menos de dos años por intentar publicar contenido desaprobado por el Estado.

Que en Venezuela metieran preso al director de un diario y lo multaran millonariamente por intentar informar verazmente.

Afortunadamente, en relación a Sudamérica, entre los dos países con mejor escenario en cuanto libertad de expresión y prensa está Chile, seguido por Uruguay, acompañado también por Puerto Rico. 

Lo más importante de mantener este derecho es poder llegar a una opinión pública informada y consciente de sus derechos, el control ciudadano sobre la gestión pública y la exigencia de responsabilidad de los funcionarios estatales. 

Vivamos bien.

 

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Camila Duk

Camila Duk
Viñamarina, estudiante de periodismo en la UAI. Me gusta el arte, el deporte, la música, leer, viajar. Una vez que egrese quiero dedicarme al periodismo investigativo, corporativo y además hacer algún magister en comunicación estratégica o algo que tenga que ver con política. Entre mis otras opciones de carrera estaba arquitectura o astronomía (aunque no lo crean). Me gusta el cine y cuando chica soñaba con ser actriz.

También puedes ver

Creer en Dios

En clase de redacción especializada, el profesor hizo un debate en torno a la idea …