Inicio / D-Chile / El Postnatal, El Backstage

El Postnatal, El Backstage

imageComo les dije en una columna anterior, soy padre hace casi 2 años. Antes de serlo, antes de siquiera saber que mi pareja (en ese entonces, polola) estaba embarazada, escuchaba el término postnatal y me imaginaba un escenario muy limitado y equivocado. 6 meses en donde la mujer deja de trabajar para quedarse en la casa. Así es como muchos lo definirían. Y yo, en mi ignorancia y falta de empatía total, también lo definía así. Un mensaje bastante limitado y erróneo y que le dice al mundo que el postnatal son vacaciones pagadas por 6 meses. Si Ud. que me lee es madre, tendrá todo mi permiso para llamarme estúpido. Y es que tuve que vivir el postnatal para darme cuenta de lo mal que estamos como sociedad al no darle la importancia necesaria a tan vital proceso de la vida.

Si Ud. es hombre, el postnatal no tiene muchos cambios. Usted duerme. Usted se levanta. Se baña TRANQUILO. Sale. Trabaja. Almuerza a un horario definido. Sale del trabajo. Llega a su casa. Eso es más o menos como vive un hombre su postnatal. Y para peor, muchos llegan a la casa y le exigen a la madre de su hijo recién nacido que les tenga comida, que la casa esté limpia, que las cuentas estén pagadas y que trate de no molestar ya que el hombre estuvo 8 horas trabajando mientras ella, ha estado de vacaciones. Muchos, y me incluyo en este grupo de cavernícolas, llegamos pensando así con algunos matices. Recuerdo mis primeros días de postnatal donde llegaba al depto. y encontraba desorden, ropa sin lavar, platos sucios y otros cosas que me hacían enojar. Bastante idiota mi reacción, porque lo primero que YO debí haber hecho es preguntar, hablar, comunicarme y EMPATIZAR.

¿Veamos el otro lado de la moneda? Si Ud. es mujer, el postnatal es un cambio en 180 grados inimaginable. Podrá haber leído muchos libros o escuchado muchas historias, pero al final del día, su postnatal es único. Primero, ¿cómo durmió? No creo que muy bien, o al menos, no 8 horas seguidas como su pareja. Mas encima en cada despertar del hijo, Ud. sí se tuvo que despertar, ya sea a cambiar los pañales o a dar leche. Llega la mañana y Ud. se encuentra sola en la casa. Su pareja ya se fue al trabajo. ¿Tomará desayuno? Mejor dicho, ¿a qué hora tomará desayuno? Considerando que tiene un ser que sólo sobrevive estando Ud. a su lado, el tomar desayuno se vuelve casi un sueño. Para qué hablar sobre darse una ducha. Para Ud. deben ser 5 minutos (y sí, puse 5 minutos porque no creo que se demore más) del terror, ya que en ese pequeño lapso de tiempo, se imagina las mil y una cosas que le pueden pasar a su hijo. Llegamos al almuerzo. Misma historia del desayuno. Se conformará con algo fácil y rápido de hacer. Olvídese de preparar algo exótico. El arroz y el puré serán sus mejores amigos. Llegamos a la tarde. Su pareja entra por la puerta y le pinta los monos por el desorden. Si no nos ha pegado una patada en los testículos, es porque eso significaría que la guagua se despertará.

Sé que el postnatal es más difícil de lo que se puede describir en un simple párrafo, pero traté de acercarme lo más posible. Y es hora de que lo hablemos tal cual es. Un tiempo muy exigente para nuestras parejas en donde el 100% del tiempo están pendientes de nuestros hijos. En cambio uno, sale al trabajo. Es trabajo, de acuerdo, pero uno SALE AL MUNDO EXTERIOR. Uno se puede duchar por 5, 10 o hasta 15 minutos sin miedo. ¿Almorzar? Por qué no darme 1 hora para disfrutar de un buen plato. Y teniendo todo eso, ¿llegamos a la casa a armar problemas?

Hombres, seamos empáticos con nuestras parejas. Están cuidando a nuestros hijos. Ese es el trabajo más importante que tienen en la vida. Nosotros preocupémonos de lavar la ropa, limpiar la cocina, planchar, hacer la comida en la noche, etc. Las tareas de la casa se comparten, y en esta etapa nos toca a nosotros encargarnos de ellas para que así, nuestras parejas se sientan cómodas y no al revés. Cuidemos de ellas para que estén tranquilas y puedan cuidar de nuestros hijos mientras nosotros estamos de vacaciones trabajando. Mujeres, Uds. hablen con sus parejas. Muchos hombres somos idiotas y a veces necesitamos que nos digan esas cosas que para Uds. son obvias. Sólo mejorando la comunicación, se puede llegar a un puerto en común y vivir una vida en familia tranquila donde cada uno aporte con lo que puede.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Renán Fuentealba

Renán Fuentealba

Médico veterinario, fotógrafo amateur, comediante de vez en cuando, padre y esposo. Aprendo día a día gracias a mis errores.

También puedes ver

Yo también quiero hablar de las AFP´s

Todos hablan de ellas. La radio, la televisión y la calle. Mucho se ha hablado. …