Inicio / D-Economía / Emprendimiento en América Latina: ¿Motor del Desarrollo?

Emprendimiento en América Latina: ¿Motor del Desarrollo?

Emprendimiento

Fuente foto emprendimiento: xataxa.com.mx

América Latina y el Caribe es la región más emprendedora del mundo, según los resultados que sistemáticamente muestra el Global Entrepreneurship Monitor. Esta encuesta incorpora dentro del concepto de emprendedor a aquellas personas de edad adulta (entre 18 y 65 años) que durante los últimos doce meses ha estado en proceso activo de creación de una iniciativa empresarial propia o es propietario de una con menos de 3 años y medio de antigüedad.

No obstante, los emprendimientos que se gestan en esta región son de escalas reducidas, es decir, la mayoría de las iniciativas empresariales son de una sola persona o involucran a grupos pequeños. En efecto, el promedio de número de empleos creados por nuevas empresas no supera las 10 plazas en ninguno de nuestros países.

El tamaño de las empresas es relevante pues en la medida en que las firmas son capaces de generar un mayor número de plazas de trabajo, esto se traduce en su productividad y es un reflejo de su eficiencia y competitividad. En efecto, las empresas de mayor escala son más eficientes a la hora de producir bienes y servicios orientados a las necesidades de sus mercados, y son capaces de generar un beneficio social mayor, al generar empleo y lograr mejores condiciones de vida para sus trabajadores, lo cual se refleja en un salario 25% superior en empresas que cuentan con más de 5 trabajadores, con respecto a las empresas de escala menor.

Aparte del tamaño de las empresas, que suele ser mayor en todas las demás regiones, incluyendo a Estados Unidos y todos los países de la OECD, existen otras diferencias en el perfil de los emprendedores.

Un estudio realizado por CAF establece comparaciones entre emprendedores de ciudades de América Latina y sus pares de la ciudad de Los Ángeles en Estados Unidos, y muestra que los norteamericanos llevan ventaja en temas como locus de control interno (se consideran más responsables de lo que les ocurre), capacidad de ejercer múltiples tareas simultáneamente, autoeficacia, capacidad de innovación y creatividad y tolerancia al riesgo. Mientras tanto, los emprendedores de las ciudades de Latinoamérica y el Caribe obtuvieron mejores puntuaciones en orientación al logro y autonomía.

Otra diferencia fundamental que incide sobre la caracterización de los emprendimientos tiene es el grado de articulación de los ecosistemas institucionales. Los países donde existe un mayor nivel de sofisticación y colaboración entre actores públicos, privados, academia y otras organizaciones de apoyo al emprendimiento, así como condiciones culturales y sociales favorables, lograrán un mejor desempeño en la gestación empresarial dinámica, es decir creadora de empleo y de riqueza.

En este escenario, si bien existe una diversidad en el grado de desarrollo de los ecosistemas en la región, las principales áreas de oportunidad para establecer condiciones más benéficas para el emprendimiento dinámico en América Latina y el Caribe tienen que ver con las plataformas de ciencia, tecnología e innovación, el capital humano emprendedor y el financiamiento, de manera que para contar con emprendimientos que sean capaces de potenciar el desarrollo de la región, los esfuerzos institucionales deberían colocar el énfasis en fortalecer estas condiciones, obviamente sin descuidar los otros aspectos para que el ecosistema en general se convierta en un hábitat amigable para la gestación de empresas capaces de crecer y desarrollarse.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Rebeca Vidal

Rebeca Vidal
Venezolana. Especialista en Desarrollo Productivo y Financiero en la banca multilateral. Autora de sobre temas de emprendimiento e innovación.