Inicio / D-Política / Gobierno Jubilado

Gobierno Jubilado

image-kcn0zn25a
(Fuente: www.swissinfo.ch)

El 8 de agosto la presidenta Bachelet, por cadena nacional, informaba de las propuestas del gobierno para mejorar el sistema de pensiones. Más allá del detalle, es fundamental entender hacia dónde quiere ir el gobierno con esto. ¿Por qué ahora? Parece obvia la respuesta: la candencia social que ha tenido el tema los últimos días, la propuesta que hiciera pública el ex Presidente Piñera, pero también la necesidad de parecer un gobierno que aún opera y propone, más allá de las pobres cifras de aprobación.

Por otro lado, algunas propuestas que subrepticiamente parecen volver a una forma de sistema de reparto, como la propuesta del 5% de aumento de cotizaciones para aumentar el pilar solidario, o quizá la creación de una AFP estatal que a estas alturas, no sorprende. Y es que el gobierno insiste en tomar las peores ideas en todos los temas y replicarlas a la realidad chilena. Una AFP estatal no cumpliría con ninguno de los objetivos que se buscan: es muy difícil que pueda tener mayor rentabilidad pues ya el sistema chileno es de los más rentables de la OECD; además, las comisiones que cobran los fondos de pensiones ya son las más bajas de los sistemas implementados a nivel OCDE y por lo tanto es muy difícil que, aún siendo eficiente, una AFP estatal pueda tener comisiones más bajas, por lo que al final del día, no abría una verdadera competencia. También se abre el peligro a que los fondos se manejen bajo criterios torcidos financiando gastos rentables políticamente –permanente riesgo al que están sometidos los servicios públicos— teniendo consecuencias nefastas para los cotizantes. Y aún cuando la AFP no cobre comisiones, generaría una lamentable competencia desleal respecto del resto de las AFP del sistema, además ¿quién pagaría los costos de operación? Para nadie es un misterio que la administración estatal, al final del día, es condenar a la ineficiencia. Finalmente no habría otra salida que subir los impuestos, que ya es de por sí una medida de última ratio.

Pero sin duda, lo que más llama la atención es el astuto llamado a un amplio acuerdo con todos los sectores sociales y políticos, después de hechos los anuncios y manifestar intenciones. Es decir, no se trata de iniciar conversaciones para encontrar las mejores soluciones para un problema de carácter nacional, sino de llegar con las soluciones listas y, en definitiva, endosar la responsabilidad a quienes no se sumen a ellas. Sin duda, un gobierno con los niveles de aprobación que tiene éste no tiene otra salida que iniciar conversaciones con amplios sectores, pero no es sensata la actitud avasalladora de convocar a amplios acuerdos cuando las “soluciones” ya han sido planteadas. Una actitud genuinamente dialogante no llega con las soluciones, sino que busca en conjunto las mejores.

Hoy las preferencias de los chilenos exigen propuestas en sintonía con el desarrollo y no retrocesos. Un gobierno incapaz de dar respuestas coherentes con esa necesidad, es un gobierno que –si es posible— debe repensarse. La ciudadanía, al menos en las encuestas, ya lo jubiló.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Emiliano García

Emiliano García

Egresado de Derecho PUC, ha realizado investigaciones con Cristóbal Orrego  y Gonzalo Rojas. Coordinador de Formación de la Fundación Jaime Guzmán.

También puedes ver

Paz en Colombia, “con la pistola sobre la mesa”

Colombia vive momentos cruciales de su historia. Todo su pueblo sigue expectante el proceso de …