Inicio / D-Todo / La Ley de la Atracción

La Ley de la Atracción

Existe una ley universal a la que muchos llaman “El secreto de la vida”. Este secreto imparte una filosofía de pensamiento que, en realidad no es nueva, pero que para muchos está siendo de gran impacto a la hora de incluirla en su vida. Se trata de algo que siempre ha existido a lo largo de la historia y que, los que la han conocido y conocen, como, por ejemplo gobernantes y personas de éxito y prestigio, no han sabido o no les ha interesado compartir al resto del mundo.

Pues bien, el denominado secreto de la vida no es otra cosa que el entendimiento y aplicación consciente de la ley de atracción que existe y penetra en todas las dimensiones del universo: desde la misma atracción de la gravedad que en este mismo minuto está atrayendo nuestros pies a la tierra.

La Ley de la Atracción parte de la premisa básica que todo en el universo es energía en diferentes estados, vibrando a una frecuencia determinada. Poco hay que discutir aquí al respecto ya que esto representa uno de los pilares de la física cuántica.

La segunda premisa expresa que aquello que es igual, acaba siendo atraído junto a ti. Aquello que eres, sientes o tienes, es lo que siempre atraes hacia ti.

La tercera premisa es que el universo es una piscina enorme de energía, o por decirlo de otra manera, un montón de plasticina con la cual podemos modelar lo que queramos según nuestras expectativas y necesidades. Es decir, existe una fuente inagotable de recursos en los cuales nuestros pensamientos dirigidos son capaces de influir.


Nuestra labor principal como seres humanos es tener y poner claro en nuestras mentes lo que queremos, y permitir que la invocación de este pedido ocurra correctamente.

Sin embargo, con todo esto dicho anteriormente, ¿por qué la mayoría de las personas no logra lo que quiere en la vida?

En el día a día, la forma en la que interactuamos con el mundo incide mucho en el resultado de lo que queremos conseguir.

Muchas veces somos poco conscientes de que cada una de nuestras acciones determina todo lo que ocurre a nuestro alrededor y tendemos a ignorar ciertas cosas que resultan vitales para poder lograr que el universo se disponga a actuar en pos de lo que queremos. Con cada palabra, gesto y pensamiento, estamos concentrando una cantidad importantísima de energía que se traduce en todo lo que vivimos.
El problema de las personas, en general, es la falta de disposición con la vida y ellos mismos; ver el lado negativo de las cosas, quejarse por aquello que no vale la pena, darle vuelta a los problemas y un sinfín de cosas que no nos permiten avanzar y apreciar aquello que sí tenemos, por lo que somos dichosos y tenemos que estar agradecidos.

El secreto de la vida no es más que una manera de hacer ver a las personas que la manera en la que ellos mismos deciden afrontar la vida es vital para determinar la forma en que su existencia se desenvuelve.

Somos nosotros los que damos el peso a los problemas. Al final del día, a pesar de todas las cosas malas que nos puedan pasar, siempre debemos contemplar y agradecer lo que tenemos, porque en comparación a muchas personas somos completamente bendecidos.

Debemos entender que la felicidad no es algo que se busca, sino que radica en pequeños momentos cotidianos que se aprenden a valorar en los momentos más crudos. Son espacios en que aprendemos a valorar espacios de sencillez que a la vez nos hacen entender que disfrutar de la vida es algo mucho más simple de lo que nosotros creemos.

Solo tenemos que cambiar la manera en que enfrentamos los desafíos y obstáculos que nos pone la vida, porque al final del día, siempre habrá algo por lo que vale la pena seguir intentándolo.

Lo más importante de todo es visualizar lo que queremos pero siempre con gratitud.
El universo es una corriente continua de bondad pero tenemos que sintonizar con ella. Lo positivo atrae lo positivo. Por eso, en pos de conseguir aquello que tanto anhelamos, debemos cambiar nuestra mentalidad y empezar a trabajar con la mente en cómo percibimos la vida y nuestra existencia.

Concentrémonos en lo que queremos y no en lo que no queremos. Todo es energía. Tú no eres un campo finito. Todo está conectado. Tienes el poder de crear, y siempre podemos empezar de nuevo, entonces, ¿por qué no hacerlo AHORA?

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Catalina Gattás

Catalina Gattás

Estudiante de periodismo. Apasionada por la música, las artes y la literatura. Todo es posible si lo puedes concebir en pensamientos.