Inicio / D-Cultura / Libro “Poderoso Caballero” de Daniel Matamala

Libro “Poderoso Caballero” de Daniel Matamala

Poderoso Caballero (foto columna)Uf, terminé de leer este libro. Es un libro que debiéramos leer, pero no te lo recomiendo, pues te deja mal. Le hice dos pasadas, pues quería retener un poco más toda la densa información que contiene. Igual, a mis 64, todo se olvida muy rápido; tiene su parte buena sin duda.

Valiente Daniel Matamala, de escribir este libro, sabiendo que a los poderes económicos y políticos, que controlan buena parte de sus posibles lugares de trabajo, no les gustará.

Mal quedan todos los políticos, todo a lo largo y ancho del espectro. Pareciera que no se salva ninguno. ¿Reciben platas en cantidades enormes de las empresas y piensan que vamos a creer que después son mentes y corazones independientes?

Y los empresarios, qué voracidad por Dios. Recuerdo cuando hice mi práctica de Ingeniería en Arica, en una pesquera, justamente en Eperva. hoy de los Angelini, y un día salí a pescar. Vi como la mano humana, extrae toneladas de bellos peces, que succionan a sus bodegas y después en el puerto, frente a las pesqueras, descargan, para ser molidos, machacados, cocidos y hechos pellets. Es atroz y maloliente. Pero es la vida de cómo el humano procesa los recursos naturales o de la naturaleza, para su beneficio.

Veo en el libro la voracidad empresarial, en particular en las pesqueras, que se compran con rapacidad a los políticos, les guían sus intervenciones y al final se coluden todos con todos, para que sea solo de ellos, todo el espacio natural marino, para su rapaz explotación.

Y así los empresarios de los pollos, con personajes como Gonzalo Vial, que exudan arrogancia y codicia, ante los que intentan con dificultad hacer respetar reglas o reglamentaciones, que tímidamente intentan cuidar el bien común, o el bolsillo de la mayoría de la población.

Y obviamente no lo logran, especialmente si un político de la talla de Ricardo Lagos, siendo presidente de la República, cita a jueces o fiscales, miembros de un – se supone – poder independiente, y los trata de pinches, rascas o algo así, juzgados, que no le van a impedir gobernar, lo que en ese momento era facilitar la fusión de dos telefónicas y así avanzar hacia la plaga de monopolios controladores de cada una de las principales industrias.

El mercado, el gran asignador y moderador de la competencia. Las huinchas, se trata de puros monopolios que se coluden sin mayores perjuicios para ellos, una y otra vez, y anda tú a tocar a los papis de algunos de estos conglomerados, que siguen paseándose por el mundo y la vida, como si nada.

Industria Pesquera

Alta concentración del poder económico, con el poder político en el bolsillo. ¿Qué podemos hacer? Es la pregunta con la que ando, cabizbajo, en estos días.

Escucho a Noam Chomsky y veo que el problema en EEUU no es muy distinto, sino igual. La única salida que veo es más educación para la gente, así con intensidad y fuerza. Pero una educación que ahora entiendo, a nadie de los de arriba, de verdad, le interesa.

No queda otra que patrocinar que la gente se tome su formación en sus propias manos aprovechando las facilidades de Internet y se constituyan en grupos deliberativos, para empoderar a la población y desde ahí, profundizar la democracia.

La democracia es un término inoperante al parecer, que solo sirve para embolinar la perdiz a la población, pues al final hacen lo que quieren. Lo peor es ver cómo las leyes son para darle a la masa y cuidar, pero mucho, a los poderosos.

Recuerdo a Gastón Soublette que decía que esto iba a terminar mal, en 20 a 30 años, cuando él ya no estuviera. Amigos míos, dicen que esto va a terminar mal, antes.

La verdad, siento y pienso, que esto está re mal, pero no sé cómo se sale de aquí.
Siento que hacer realidad la democracia, con el foco en el bien común, queriendo a la gente, con valores de alto vuelo, o es una utopía sencillamente, o necesitamos, de momento, nada más que potenciar la democracia, con más educación, en la propias manos, de la misma gente.

No veo otra.

Te invito a leer el libro y dar tu visión de salida de esto.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Gabriel Bunster

Gabriel Bunster

Soy hijo de Gabriel Bunster Saavedra y de Silvia Betteley Besa. Estudié ingeniería en la Universidad de Chile (Bachiller), en la especialidad civil química. Antes estudié en el Grange, prácticamente toda mi educación escolar. Mi padre fue ex-alumno de ese mismo colegio, donde fue interno. Soy el mayor de 5 hermanos, cuatro hombres y una mujer: Jorge, Eduardo, Maruja y Tomás. Me casé con Andrea Izquierdo Silva y tuvimos cuatro hijos de los que me siento orgulloso.