Inicio / D-Chile / Los Damnificados Invisibles

Los Damnificados Invisibles

Es muy triste ver estos paisajes oscuros, turbios, secos y heridos; sentirse impregnada de este olor a humo, olor a miedo, y desgracia. Fue desgarrador ver a mis vecinos arrancando con lo primero que encontraron, un poco de ropa interior y algo para los niños, dejar sus casas en manos de Dios y en manos de los vecinos fuertes y admirables que lucharon día y noche contra el dragón que nos amenazaba…

¡Uf! Aún no cantamos victoria, y la angustia y desconcierto nos inunda. Se ven vehículos con banderas que pasan con ayuda a los damnificados, en la Municipalidad se trabaja estudiando cómo distribuir equitativamente la ayuda, ¡en fin! Mucha solidaridad…

Mientras, yo pienso que hay tantos “damnificados” que no han perdido nada físico, ni un bien, nada, sólo la ilusión de todo un año esperando el verano, unos meses que nos provee para todo el resto del año siguiente.

Damnificados también son quienes trabajan en la construcción y que han faltado semanas a sus labores; los jefes de familia apatronados, cuyos patrones los abandonaron; jefas de hogar que trabajan en casas de turistas y dueños de casas como asesoras del hogar: acá las mujeres trabajan todo el verano con sus patronas para sustentar las deudas y empezar en marzo con los útiles de sus hijos.

Damnificados son los dueños de negocios, hosterías, cabañas, camping, restaurantes, etc., a quienes los turistas cancelaron las reservas pidiendo la devolución de sus dineros.

Damnificados son los pequeños emprendedores quienes han invertido en sus negocios, kayaks, lanchas, comercios en la playa etc. y que no cuentan con público para generar ingresos.

Damnificados son los artesanos – ahí estoy yo – con nuestros puestos, nuestras cosas, sin tener a quién ofrecerle nuestros productos creados con tanto cariño, tiempo, dedicación y energía…

Me siento triste, desesperanzada, como todos a quienes veo, con quienes me encuentro.

Ojalá los visitantes y turistas tomen conciencia. Quienes quieran aportar, ayudar, nosotros no necesitamos que nos traigan nada, sólo necesitamos que nos visiten, nos compren un producto, que reactivemos el turismo, que nos ayuden a hacer un febrero normal. Que los dueños de casas vuelvan, elijan Vichuquén para visitar este verano: esa es una manera digna de ayudar y recibir vuestra ayuda.

Le estaremos eternamente agradecidos… nosotros, los “damnificados invisibles”.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Mena Calquin

Mena Calquin

Soy «artesana» de Aquelarre, Vichuquén, y en mi emprendimiento «Manos de Barro» juego, creo y aprendo a trabajar la greda de manera diferente, a esmaltarla a mi gusto y gana. Llevo el arte en mi sangre, en todos los sentidos, la que se impregna y me hace sentir placer al ejecutarla de cualquier forma. En verano tengo un puestito en Paula, Vichuquén y formo parte de un proyecto comunal para trabajar con 300 mujeres de varias localidades como profesora del taller de manualidades. Me siento plena al ver cómo sin importar la edad, clase, o dificultad trabajan apasionadamente creando maravillas. Hoy me siento conocedora y fiel representante de la mujer de mi comuna.

2 comments

  1. Que maravilla la columna de la artesana de Vichuquen. Todo un ejemplo de la mujer trabajadora y honrada que podemos encontrar en tantos lugares de Chile. Dale Vichuquen y sus alrededores, que saldran adelante como siempre!!

     
  2. De alguna manera saldremos adelante! Somos muchos a los que Sí nos importa.