Inicio / D-Mundo / Los Peores 4 minutos con 36 segundos para EPN en el Encuentro con TRUMP

Los Peores 4 minutos con 36 segundos para EPN en el Encuentro con TRUMP

(Fuente: huelladigital.univisionnoticias.com)
Busqué en el artículo 89 de nuestra Constitución la facultad expresa que permita al Presidente de la República recibir en una visita casi “oficial” a un CANDIDATO a la presidencia de un país extranjero y no la encontré… Como quizá miles de mexicanos en este país y en el mundo, después me cuestioné sobre la utilidad, la necesidad, el beneficio o la ventaja para México de “invitar” a dialogar a Donald Trump y también fracasé, no la encuentro. Lo que sí identifiqué, al revisar el video oficial del mensaje que ambos dieron a los medios de comunicación, mismo que dura 26 minutos con 51 segundos, fueron los minutos en los que más sufrió nuestro presidente.

En el segundo número 25 del video, toma la palabra Enrique Peña Nieto, dedicándose a leer un discurso donde de forma general habla de la necesidad mutua entre Estados Unidos y México, sobre la trascendencia del comercio entre ambos países, los retos de las fronteras norte y sur de nuestro país, utilizando expresiones como definir a la frontera como una: “oportunidad conjunta”, que requiere “más infraestructura, más tecnología y más gente”; manifestando que su “prioridad es proteger a los mexicanos donde quiera que se encuentren” y hasta bueno, concluyendo a los 13 minutos con 12 segundos con la siguiente frase: “el diálogo es el camino, porque acerca a quienes piensan distinto, el diálogo es el camino porque permite lograr un mayor entendimiento”. El lenguaje NO VERBAL de EPN, mostró a un presidente tibio, casi nervioso, quien incluso se llegó a trabar al inicio de su discurso en el segundo 44 del video analizado al tratar de decir “proceso electoral”, tratando de mirar a la cámara cuanto le fuera posible y bueno, concluyendo su intervención después de poco más de 12 minutos de discurso.

Por otro lado, Trump toma la palabra al minuto 13 con 29 segundos, iniciando por agradecer y decir que fue un “honor” la invitación del presidente de México; su lenguaje hablado muy distinto al utilizado en los debates del partido republicano o en las convenciones del mismo, el tono de la voz extremadamente bajo y lento, pausado, se notaba que no quería ser malinterpretado, por lo que no gritó, no se desesperó. Sin embargo Trump, quien también leyó buena parte de su mensaje, no pudo evitar improvisar, fiel a su estilo, como cuando al minuto 14:08 mencionó: “as you know, I love the United States very much, and we want to make sure that the people of the United States are very well protected…”, para continuar de forma general retomando algunos de los puntos tocados por el presidente Peña, quizá con un poco más de estructura, ya que Trump sí traía enlistados las 5 “metas compartidas” que discutió con nuestro presidente, mismas que inició a describir al minuto 15 con 8 segundos. Quizá cometió un error de fondo cuando dijo al minuto 20 con 45 segundos “both our nations benefit from a close and honest relationship between our two governments”, quizá Trump vino a México ya sintiéndose presidente, cuando claramente no lo es y hablando de “su gobierno”. El empresario habló hasta el minuto 21 con 23 segundos, es decir, su discurso inicial duró poco menos de 8 minutos, terminando por definir a EPN como “su amigo”.

Pero el verdadero sufrimiento de nuestro presidente inició al minuto 21 con 24 segundos y terminó hasta el minuto 26, es decir, 4 minutos con 36 segundos en los que Peña Nieto no se vio bien, no nos hizo ver bien como país, cometiendo errores graves, gravísimos. Lo anterior por las siguientes razones:

  1. a) Primero, al minuto 21 con 26 segundos EPN le da la mano a Trump, acercándose al candidato republicano, y aunque está posicionado de forma tal que lo que se conoce como “la upper hand” le favorece, es decir, la parte exterior de su mano derecha se encuentra visible a la cámara al momento de saludar a su contraparte, en una posición de poder, sin embargo, el presidente de México al minuto 21 con 27 segundos baja la cabeza ante Trump, quizá tratando de asentir o ser amable, dando por el contrario una señal de debilidad, para luego separarse y volver cada uno a su atril. Grave error de EPN, en un lenguaje no verbal, darle la mano, en casa, a una persona que había de forma reiterada insultado al pueblo mexicano.
  2. b) Luego, durante los próximos 10 segundos, reporteros de la prensa “extranjera”, realizaron los primeros cuestionamientos al Presidente y al candidato republicano, cometiendo el segundo error EPN, al permitir que fuera Trump y no el mismo Peña en su carácter de anfitrión, quien al minuto 21 con 38 segundos, comenzara a responder a los periodistas, perdiendo protagonismo y regalándoselo a Trump, quien otorgaba ahora el derecho de hablar a los reporteros, mientas se observaba a un presidente mexicano reclinado sobre su atril, descansando en su costado derecho, en una posición para nada firme, proyectando falta de seguridad.
  3. c) La pregunta durísima de la prensa en relación a la discusión “sobre quien pagaría por el muro” vino al minuto 22 con 26 segundos, de nueva cuenta robando protagonismo Trump y respondiendo que “no lo habían discutido, que eso lo discutirían después”. Y lo peor, la pregunta que hace un reportero de forma directa a EPN al minuto 22 con 50 segundos sobre el tema del muro y sobre la postura de México para pagar por dicho muro, donde literalmente, el presidente de México y Trump se voltean a ver, y EPN se queda callado y Trump le roba la palabra y dice: “Well, I will start” (“Bueno, yo empezaré”), en un claro ejemplo de la falta de seguridad y firmeza de nuestro presidente. EPN se dejó someter por un simple candidato republicano que le robó la palabra y lo dejó callado aun antes de abrir la boca, y desperdició de forma magistral una oportunidad de oro para dejar en claro lo que expresaría minutos después de la entrevista en un tuit publicado hoy a las 16 horas con 51 minutos en su cuenta oficial @EPN donde dijo: “Al inicio de la conversación de Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro”. Sin embargo, no lo dijo ahí, en vivo, en voz alta, no lo dijo en público, frente a Trump, frente a la prensa, frente al mundo, frente a su país, que lo mínimo que esperaba de su presidente era una declaración firme en contra de Trump y sus propuestas, y no lo hizo, dando por el contrario una respuesta  “cantinflesca” que no fue concreta a partir del minuto 23 y 39 segundos hasta el minuto 25 con 42 segundos, es decir, poco más de dos minutos donde dijo y no dijo nada, donde incluso se le notó inseguro y con los ojos brillosos como preocupado por no cometer un error.
  4. d) Finalmente, al terminar el evento de forma repentina por dado en español y luego en inglés, y al bajar ambos personajes del escenario, al minuto 25 con 52 segundos del video, Trump posiciona su mano derecha sobre la espalda de nuestro presidente y le da un pequeño empujón, mostrando lo que se conoce en el lenguaje no verbal de la política una “posición dominante”, dirigiendo a su rival, mostrándose más fuerte; quizá dando a entender que en caso de ser presidente de los Estados Unidos, seguirá dándole a México palmaditas en la espalda. EPN no debió haber permitido este gesto por parte de Trump, que sin palabras, dijo mucho, dijo bastante.

Concluyendo así, los 4 minutos con 36 segundos más complicados que tuvo el Presidente Peña el día de hoy.

El link para ver el video completo es el siguiente:

https://www.youtube.com/watch?v=kpbC96H0maA

 

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Rubén Alberto Cano

Rubén Alberto Cano

Orgulloso Mexicano y Chihuahuense. Abogado, empresario, emprendedor, catedrático del Tec de Monterrey Campus Chihuahua en la Licenciatura en Derecho, GCL Alumni 2013, fundador de la firma CR Legal Partners.

También puedes ver

México Está Soltero, Busca Novia

México está enamorado, pero confundido. Su primer amor, Estados Unidos de América, maduró con él …