Inicio / D-Todo / Maternidad gris

Maternidad gris

Como profesionales de la educación sabíamos mucho sobre la crianza y sus diferentes estilos, además de todo lo que empezamos a leer apenas el test de embarazo salió positivo, pero cuando estás en la sala de parto y te entregan a TU guagua, entendimos la frase que tantas veces escuchamos “otra cosa es con guitarra”. Llegas a tu casa y te das cuenta de que todo lo que habías leído no sirve de mucho. Desde ese momento en adelante empiezan los miedos, inseguridades y las millones de preguntas que surgen cada día sobre si estás haciéndolo bien o no. ¿Le doy libre demanda?, ¿lo malcriaré si lo tomo mucho en brazos? ¿Por qué duerme tanto? o ¿Por qué duerme tan poco? ¿Tendré suficiente leche?, ¿quedará con hambre?, entre muchas otras preguntas.
Y fue en esa búsqueda desesperada por encontrar respuestas donde nos reencontramos las 5. Amigas de la universidad y madres primerizas con miles de dudas, a pesar de que somos profesionalmente “expertas” en niños. Hemos conversado mucho y cada una tiene su estilo de crianza pero en algo coincidimos: la maternidad tiene que ser GRIS.maternidad-c
Gris porque no es blanco ni es negro, no hay una forma ideal, ni menos la receta perfecta. Teorías hay miles, desde las que reprimen instintos tan básicos y casi animales como es abrazar a tu hijo si llora de noche para no “mal criarlo” hasta el otro extremo que te hace sentir culpable por preocuparse por uno, por necesitar a veces un tiempo con amigas o un tiempo a solas con tu pareja, o culpable por estar cansada y querer dormir una noche de corrido.
Creemos firmemente hay que lograr el equilibrio y rescatar lo mejor de cada una de las corrientes actuales en crianza, poner una altísima cuota de intuición y amor y encontrar tu “tribu de contención”, compuesta por otras mamás que viven lo mismo que uno, ya que es fundamental contar con grupo en el que nos podamos ayudar y desahogar desde el sentido común y la experiencia.
No tiene sentido hablar de un tipo de crianza común para todos ya que la maternidad tiene un componente cultural importante, no sólo de la cultura de cada país sino más bien del microsistema familiar, de las costumbres, creencias, ritos, rutinas y valores de cada familia. Por lo tanto, cada sistema familiar debe optar los consejos y recomendaciones de una u otra teoría y acomodarlos a su cultura familiar.
Es así como definimos una maternidad gris como aquella donde se lleve de manera natural, disfrutando a concho cada minuto. Una maternidad sin culpas, ni remordimientos, que la disfrute madre, padre e hijo. Donde cada familia cree su propio micro sistema basado en sus necesidades mutuas. Donde, si existe un padre presente, la paternidad cumpla un rol importante y las tareas se comparten, no sólo para que la mamá descanse, sino para que el papá pueda vivir cada momento intensamente y participe de manera activa en los cuidados de su hijo.
Y esto no es comodidad ni egoísmo, no estamos dejando de lado las necesidades de nuestros hijos por nuestra propia comodidad sino que la felicidad es contagiosa y padres felices crían hijos felices.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca M. Ignacia Seco

M. Ignacia Seco

Educadoras diferenciales, mamas primerizas y trabajadoras, con ganas de ser un aporte desde nuestra experiencia como profesionales y madres.