Inicio / D-Mundo / El Milagro Israelí para Lima

El Milagro Israelí para Lima

El primer milagro de Jesús fue por un pedido de su madre, María. Se había acabado el vino en las Bodas de Caná y le solicita que la ayude. Jesús transforma el agua en vino y la celebración pudo continuar.

En las tierras que caminó Jesús se ubica uno de los países más secos del mundo, Israel, que no hace mucho sufría su peor sequía en 900 años. Ahora tienen superávit de agua potable y, el excedente, lo exporta a Jordania.

¿Cómo sucedió lo que parece un milagro? En Israel se apostó seriamente por la posibilidad que tenían frente a la mirada: la desalinización del agua del Mar Mediterráneo.

Israel cuenta en la actualidad con tres plantas de última generación para la desalinización de agua de mar: Ashkelon, Hadera y Sorek, esta última la más grande del mundo en su tipo, operan bajo el sistema de osmosis inversa y son manejadas por las empresas IDE Technologies y Hutchison Water.

El mito, muy fomentado por estos lares, que la desalinización es un sistema no viable por su costo, ha sido roto en pedazos por los israelíes, gracias a la inversión en tecnología, innovación y esfuerzo han logrado agua potable de calidad a bajo costo.

En nuestra Lima, también asentada en un desierto, el agua es terriblemente escasa. Según estudios, al 2025 sufriremos de estrés hídrico, no tendremos el agua que necesitaremos, así de duro.

Por cada metro cúbico de agua potable en Lima el consumidor comercial paga aproximadamente 2.80 dólares y el doméstico residencial 0.75 centavos de dólar, por la escasez la tarifa de agua ha venido subiendo progresivamente. Un ciudadano israelí paga 0.58 centavos de dólar por el mismo metro cúbico de líquido vital.

Nos damos el lujo de comprometer seis mil millones de dólares para la línea 2 del metro, que pudo ser construida por la quinta parte en forma elevada en lugar de subterránea, pero no pensamos en invertir en un sistema que aseguraría a los limeños constante suministro de agua potable, porque sería costoso, esto hace que sigámonos enfocándonos en gastar otros miles de millones trasvasando agua desde Los Andes, que hace a Lima dependiente de las lluvias, cada vez menos intensas, de nuestras serranías.

El grave problema de la falta de agua potable en Lima no será solucionado por un milagro divino, eso está claro. La respuesta, como en los desiertos del medio oriente, está frente a nuestros ojos y en nuestras propias manos, ahora se puede a bajo costo transformar el agua salada en real bienestar para todos, sin agua no hay vida.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Alfredo Lozada

Alfredo Lozada

Peruano. Abogado, magister en acción política por la U. Francisco de Vitoria – España.
Ha sido consultor PNUD, asesor de los Ministerios de Presidencia y Vivienda y Saneamiento y de Comisiones de Comercio Exterior y Producción del Congreso y Regidor Metropolitano de Lima. Actualmente es asesor en el Congreso, dirigente nacional del Partido Popular Cristiano, coordinador de la red FAES para el Perú, columnista, conferencista y analista político, fundador y director del Instituto Agenda de Libertad.