Inicio / D-Mundo / Nuevos Aires para América Latina

Nuevos Aires para América Latina

Tagle, FJ (Foto Columna)Nuevos aires se respiran en América Latina. A la cierta apertura histórica de la dictadura cubana de los Castros con Estados Unidos en los últimos meses, se suma el posible acuerdo de paz de las FARC con el estado colombiano.

De esta manera, los gritos revolucionarios de Fidel y sus hombres al entrar a La Habana en enero de 1959 están quedando como sólo el eco de un recuerdo de uno de los procesos históricos más influyentes en la historia de nuestra región. Una revolución que inspiró numerosas experiencias guerrilleras como las mismas FARC, Sendero Luminoso en Perú, los Montoneros en Argentina y el MIR en Chile, cuyos resultados finales a la luz del tiempo, y de manera general, no fueron más que muerte, violencia y sembrar el odio de clases, finalmente, obstáculos para lograr la sociedad más justa que proclamaban alcanzar por las armas.     

Pero los aires nuevos no terminan aquí. El proyecto del Socialismo del Siglo XXI que comenzara Hugo Chávez a finales de los noventa parece estar viviendo tiempos de decadencia. Su delfín Maduro, infinitamente menos astuto y carismático que él, tiene a Venezuela, uno de los principales productores de petróleo del mundo, que debería ser la Kuwait de América Latina, al borde del colapso y la guerra civil con el supuesto “progresismo” de su gobierno.

Por otra parte, los escándalos de corrupción y la derrota en las últimas elecciones han ido mermando la credibilidad de uno de los aliados más importantes de la experiencia bolivariana en la región como lo fueron los Kirchner en Argentina.

Asimismo, y también del grupo de los mandatarios que se unieron a esta cruzada populista, Daniel Ortega, el exguerrillero y presidente de Nicaragua, se sacó su máscara de nuevo demócrata hace pocas semanas, luego de despojar de sus cargos a casi todos los parlamentarios de oposición, quedando con poderes absolutos, y transformándose así, curiosamente, en una suerte de nuevo Somoza, dictadores que él mismo combatió a finales de los setenta para que abdicaran del poder en su país.

 No es primera vez que en América Latina se viven momentos de cambios regionales, así como pasó con los regímenes militares de los setenta y ochenta, que comenzaron a caer uno tras de otro como fichas de dominó, abriendo paso – con los noventa – al retorno de la democracia, lo que ahora sucede con los movimientos revolucionarios tanto guerrilleros como de populistas. Ojala llegue el día en que la región no necesite más de aires, puesto que la democracia, su libertad y estado de derecho se transformen en el principio de todo gobierno y no sea necesario estar siempre esperando la llegada de estos nuevos vientos.   

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Francisco J. Tagle

Francisco J. Tagle

Doctor en Estudios Latinoamericanos. Académico Facultad de Comunicación Universidad de los Andes.