Inicio / D-Chile / “¿Usted Es Chileno?” Diálogo con un Amigo Colectivero

“¿Usted Es Chileno?” Diálogo con un Amigo Colectivero

Colectivo2 (Foto columna)

Permítanme transcribir un pequeño diálogo con un colectivero común, un día común de lluvia en la ciudad de Valdivia.

– “Buenos días señor, ¿va por calle Arauco?”

– “Sí”

– “Gracias”

Me subo al auto ante la atenta mirada del conductor, que debe tener no más de 50 años. Su cara es común, usa bigotes y las canas ya han poblado casi en su totalidad su cabeza, también sus vistosos bigotes.

En la radio hablan del posible traspaso del arquero Bravo del Barcelona al Manchester City.

– “Estaría bueno que se fuera”, le comento.

– “Sí, porque va hacer banca en Barcelona”, me dice mientras me mira por el espejo retrovisor con cara de intriga.

No me da tiempo a seguir nuestro diálogo futbolero, inmediatamente me pregunta.

– “¿Usted es chileno?”

Debo confesar que la pregunta me descolocó un poco ante tremendo volantazo de la conversación. Después de un silencio incómodo le respondo:

– “¡Soy alemán!”

El caballero descolocado mira mi morenidad, pelo negro y largo dándose cuenta que le estoy respondiendo cualquier burrada. Para hacerlo molestar aún más le respondo con voz firme.

– “Soy mapuche”

–  “Pero los mapuches son chilenos”, me retruca continuando el diálogo.

Mi respuesta hubiera sido, “no caballero, los mapuches no somos ni chilenos ni argentinos. De este lado somos un pueblo invadido por el Estado chileno, pero eso no significa que lo seamos”. Pero no me dio tiempo a hacerlo y continuó hablando.

– “Es que estamos llenos de bolivianos, peruanos, colombianos que nos vienen a quitar las pegas y andan puro ensuciado las calles”. Vomita con ira su xenofobia.

Después de esto último preferí el silencio, bajarme de su auto y caminar bajo la lluvia. Me mojé y esta hermosa mawun (lluvia) me tranquilizó el piwke (corazón) y el lonko (cabeza).

Creo que hice bien: una, porque le iba a responder sacando toda mi mapuchidad que no quisiera conocer mi “amigo”;  segundo, no tenía sentido sostener una conversación mínimamente constructiva; y por último, porque no era un pasajero del gusto del caballero por mi parecido a mis hermanos peruanos y bolivianos que han llegado a esta ciudad en busca del sustento.

Al bajarme, de todas formas le di las gracias y que tuviera buena jornada.

A esta hora el colectivero debe andar recorriendo la ciudad intentando descifrar cuántos de sus pasajeros son verdaderos chilenos.

Mientras camino por la calle en medio de puros morenos flexiono: la sociedad chilena común la tienen enferma, de otra forma no se puede entender esto, no juzgo la xenofobia y nacionalismo barato de este simple trabajador que se rompe el lomo diariamente para sustentar mínimamente a su familia, y cuántos otros que se suben a su auto piensa igual o peor.

Los responsables están allá arriba en el “Olimpo”, los “blancos”, los de apellidos difíciles de pronunciar, los que se auto-asignan sueldos millonarios decena de veces más que mi “amigo” colectivero, los que con pocos años de “trabajar” se retiran a jubilación con millonarios montos, los que no quieren cambiar el “status quo”, los que moldean a estos ciudadanos que sólo repiten un nacionalismo anti peruanos, bolivianos, mapuche, etc., que vienen heredando de siglos de colonización y odio.

Queda mucho por hacer y el camino no es fácil.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Toto Pichun

Toto Pichun
Soy mapuche de la comunidad de Temulemu de Traiguien, Wallmapu, hijo del fallecido lonko Pascual Pichun, estudié Periodismo y Comunicación Social en la Universidad Nacional de La Plata, Argentina. Ex preso político mapuche en los gobiernos de la Concertación. Creo y lucho por la reconstrucción de nuestra nación mapuche.