Inicio / D-Política / Voto con “Cover”

Voto con “Cover”

votar

“Asamblea constituyente”,” cuarta urna”,” mayor, mejor y real participación ciudadana”, “darle un verdadero significado de democracia al sistema político en el cual estamos inmersos” son algunas de las frases que hemos escuchado o pensado en el último tiempo, gracias a la crisis de representatividad de la clase política, tanto derecha, centro como izquierda. Las encuestas entregan cada día un nuevo fondo, un nuevo “mínimo histórico” de aprobación para cada partido, o mejor dicho, para cada coalición política.

La situación del gobierno no es mejor. Un problema que se agranda gracias a la lejanía de los políticos con la gente. Cuando somos 17 millones de chilenos, el sentir ciudadano es que las leyes se hacen a espaldas nuestras. Los políticos, 120 diputados y 38 senadores, no hacen consultas ciudadanas para ver qué y cómo pensamos, para saber qué queremos, para saber si aprobamos o rechazamos uno u otro proyecto de ley. Al parecer a los políticos solo les interesa saber el pensar ciudadano en las elecciones, ya que después, cuando se discuten leyes de matrimonios igualitarios, abortos, reformas tributarias, educación pública, etc., cada uno vota según los propios pensamientos y valores, y en ninguna parte se dignan a preguntar a sus electores qué piensan (si usted conoce de algún diputado, senador o alcalde que SI haga esto, por favor, indíquemelo).

Hasta donde yo sé, uno elige a uno u otro candidato para que represente los intereses de la ciudadanía en el Congreso, y no los propios. Pero de alguna forma, y por razones que parecen obvias, es más fácil preguntar por quién van a elegir, y que el resto lo decida una persona. En cierta forma, elegimos al piloto, pero no el destino. ¿Raro, no le parece?

Se me ocurrió una idea para hacer el día de las elecciones una más interesante, dándole el poder a la gente de elegir el destino, y no solo el piloto. Es bien parecido a lo que se está proponiendo hoy, a la cuarta urna, solo que con temas más específicos. La idea, que además serviría para estimular el voto de la gente, es que además de que elijamos a diputados, senadores y alcaldes, también elijamos qué queremos que se discuta en el corto, mediano y largo plazo.

Con el tema del voto voluntario, hay estudios que indican la participación ciudadana baja, y lo que es peor aún, la participación de los sectores de escasos recursos baja considerablemente, lo que resulta en un menor gasto público en temas sociales. Es decir, los ricos votan más que los pobres, por lo que los planes del Estado van enfocándose de a poco al parecer de los ricos, y no de los pobres.

Entonces ¿cómo hacemos que las clases populares puedan ir a votar? ¿Cómo incentivamos que los jóvenes vayan a votar? ¿Cómo logramos que ese gran porcentaje de la población que no está “ni ahí” con la política, se levante y vaya a votar? En cada papeleta de voto, además de los nombres de los candidatos, debiese haber una sección llamada “temas relevantes”. Por ejemplo, junto con votar o no votar por un candidato, la gente podría elegir sobre el aborto, respondiendo a la pregunta “¿quiere que exista el aborto en Chile? Sí-No”. Así incentivamos a que la gente no solo vote por un nombre, sino que además, vote por cambios sustantivos en el país. Como dije en un principio, no solo está eligiendo al piloto, sino que también, el destino. Así se podrían ir agregando temas tales como “matrimonio igualitario”, “educación pública”, “cambios al sistema de pensiones”, etc. Y esto podría tener modificaciones según la región del país, donde tendríamos preguntas especiales para cada región. Así, los de Santiago ya no decidirían el destino de las personas de Temuco, Puerto Montt u otra ciudad, ayudando al mismo tiempo, a descentralizar el país.

El problema a todo esto es quién decide los temas y quién lo valida. Pero de que hay formas, las hay. Es importante que logremos un sistema que sea democrático, en una forma mejorada y más objetiva al que tenemos hoy, que además impulse a la gente de todas las edades a que vayan a votar. Debemos buscar formas, proponer alternativas para mejorar el sistema y la representatividad. Si seguimos así, los resultados pueden ser muy negativos, y ya todos sabemos que cuando un país está en el barro, los ricos siempre se mantienen limpios.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Renán Fuentealba

Renán Fuentealba
Médico veterinario, fotógrafo amateur, comediante de vez en cuando, padre y esposo. Aprendo día a día gracias a mis errores.

También puedes ver

El Postnatal, El Backstage

Como les dije en una columna anterior, soy padre hace casi 2 años. Antes de …