Inicio / D-Chile / ¡YO DIGO NO AL ABORTO!

¡YO DIGO NO AL ABORTO!

Me produce una angustia muy grande el tema del aborto.
Hoy tenemos en la palma de nuestras manos la libertad y qué mal que la aprovechamos.

Constantemente nos vemos sumergidos en una corriente donde “nos manejan” y, esto lo digo literalmente, donde nos dejamos convencer por lo que opina el resto.

Son muy pocas las veces que defendemos nuestras opiniones y pensamientos por miedo al rechazo, incluso poniendo sobre la mesa los temas que hoy están en boca de todos, por miedo al famoso y temido BULLYING.

Nadie se atreve a sacar la voz, y los que lo hacen sufren por la cantidad de comentarios “desubicados”, faltas de respeto, incoherentes y un sinfín de sinónimos más que puedo encontrar para explicar la poca tolerancia que tenemos frente a temas en los cuales no opinamos igual.

Me da lo mismo cómo me cataloguen, si me apuntan con el dedo o me miran como bicho raro, prefiero ser de los que se cuentan con una mano porque opino diferente al resto. Y frente a este tema no me voy a quedar con los brazos cruzados, incluso viendo todo lo que me costó haber sacado la voz, es más, antes hubiese preferido callarme por miedo al “qué dirán”, pero hoy, prefiero ser diferente al resto, prefiero ser consecuente y no dejarme llevar por lo que siguen las masas, porque sé, que basta con un valiente para cambiar al mundo.

Para mí, el aborto va más allá de un tema ético o moral. Con el paso del tiempo he podido poner en orden tanto en mi cabeza como en mi corazón y el por qué me molesta tanto y es solo porque no entiendo el sufrimiento ajeno.

Se habla del famoso bullying, se oye decir “pobre niñito o niñita, ya no va a clases porque en el colegio le pegan, o le dicen cosas hirientes…”, perdón, pero, ¿qué pasa con la vida que no puede defenderse, que no puede opinar, que no puede argumentar sus ganas o sueños por los que SI quería nacer? ¿Quiénes somos nosotros para decidir que porque la guagua viene con problemas (motores, neurológicos, etc.), podemos frenar su vida? ¿Alguna vez han pensado en que son tan asesinos como alguien que le dispara a otro con una pistola?

¿Han visto un aborto? Llega a ser tan cruel como cortarle las manos a la persona que más quieren en esta vida, la diferencia está, que esa otra persona que va camino a ser asesinada no puede hablar ni decir absolutamente nada, porque se justifican con respuestas de que no siente, no hay vida y bla bla bla.

¿Qué pasaría si uno de sus hijos llega del colegio, con dos piernas cortadas, una mano menos y todas sus partes se las entregan en una bolsa para que lo arme a ver si está completo? Es cruel ¿no? Tan cruel como abortar, tan cruel como quitarle la libertad a alguien, tan cruel como hacer bullying, tan cruel como abandonar a un niño en la calle, tan cruel como matar a un perro.

Estamos llenos de “modas”: salvemos a los animales, pero abortemos; no al bullying, pero abortemos; no al maltrato infantil, de la mujer, pero abortemos.

Esto es un círculo vicioso, el daño se hace igual, sea la manera que sea, y lamentablemente seguimos formando masas que siguen a una sarta de estúpidos que dicen que no se sufre.

Entiendo, y no juzgo, pero tengo mi opinión, siempre hay alguien que dice ” y en caso de violación, ¿por qué tengo que tener un hijo(a), y toda la vida tener que acordarme que fui violada cada vez que vea a esa guagua?” Me imagino que puede ser difícil, pero si no quieres tenerla, existe poder darla en adopción, no va a ser fácil, tener que pasar nueve meses esperando tener algo que no quisiste, que no estuvo en tus planes, que si se pone una balanza hay un sinfín de razones para no querer que nazca, pero así también, hay un montón de matrimonios que NO pueden tener hijos que estarían dispuestos a querer y acoger esa vida, dando la posibilidad a la mamá de no sentirse una asesina.

Tengo el caso muy cercano de una vida que venía con problemas: la mamá podría perfectamente haber tomado la decisión de abortar, porque desde la primera ecografía sabían que sería distinta. Los doctores le daban cero posibilidades de una vida a largo plazo, porque venía con una trisomia que incluso la espera podía no llegar a término. No había ninguna razón para tenerla, la madre, cumplía con todas las condiciones para hacerle un aborto, pero después de siete meses nació, y vivió aproximadamente 2 horas.

¿Dos horas? ¿Y de qué sirvió la espera? Sirvió, y más de lo que se imaginan, tanto que hizo mucho más en dos horas, que lo que yo he hecho en mis 31 años de vida. Esa guagua vino a este mundo a dejarnos claro que el amor no se mide en cantidad de tiempo, que bastan un par de horas para que nos demos cuenta que todo puede cambiar, incluso hubiese bastado con unos minutos.

No estamos porque sí en esta vida, tenemos una tremenda misión que cumplir. No podemos quedarnos encerrados, mirándonos el ombligo, dejarnos convencer por lo que dice el resto de la gente, ser tan poco valientes y no dar nuestra propia opinión. Tenemos que dejar de seguir a las masas, es nuestro deber dejar de estar tan a la defensiva por cada cosa que nos dicen, ¡no puede ser que vivamos con miedos!

El bullying no es más que una careta que nos sirve para asustar al del lado por no aceptar nuestros propios miedos, y en vez de enfrentarlos jugamos a la ley del más fuerte.

Levantemos la voz para decir lo que pensamos y yo prefiero dejar claro que, pase lo que pase, y que me perdonen los que alguna vez sintieron que les hice o dije algo malo, que quiero salvar las vidas que no pueden defenderse, que no me voy a quedar callada viendo como cada uno opina y dice lo que se le da la gana siendo que yo no opino lo mismo. Podré tener mil defectos, pero cobarde no seré si tengo que defender la vida.

Yo me siento orgullosa de esos papás que les dieron la oportunidad a esa guagua de nacer, y se me infla el pecho al decir que esos son MIS papás y esa guagua es MI hermana. Y que si bien estuvo poco, sigue y seguirá siendo la razón por la que no bajaré los brazos frente al tema del aborto, ni del bullying ni de ningún motivo, forma o acción donde se vea comprometida la vida de alguien que no tiene fuerzas para defenderse.

Y agradezco día a día haber podido conocer la vida de alguien que pasó a ser mucho más que un ejemplo para mí, agradezco a mis papás por su valentía y a mi familia entera por abrir los ojos ante el milagro de la vida.

¿Quieres comentar?
Mejor Opina. De Verdad.
 

Acerca Verónica Correa

Verónica Correa

Directora de Dcolumnist.com

Hija, hermana y mujer. Enamorada con pasión, ya sea de la vida, la comida, los viajes, la moda, las fotos, la música y en especial el amor. Una caja de pandora, siempre lista para salir, querer y vivir.

También puedes ver

Lima, Ciudad Cargada de Sabor

Fui a Perú sin saber lo que me esperaba. Tenía algunos datos no muy alentadores, …

One comment

  1. Que Dios te bendiga Vero junto a tu preciosa familia!!Que tu fuerza y palabras ayude a cambiar tanto Corazón duro!!